Ego

El exceso de autoestima en un improvisador se manifiesta a través de síntomas como: suponer que sus ideas son las únicas válidas; poca o nula disponibilidad a lo inesperado; anteponer lo individual –propio– por sobre lo grupal; asumir el rol de salvador de historias; evidenciar preferencias por los compañeros de escena que considera más talentosos, ansiedad por tener todo bajo control.

Como contrapartida del improvisador tímido, el egocéntrico abruma hiper-propositivo.

Las compañías de improvisación, en su forma de relacionarse con otras a nivel local o internacional, conforman una entidad única (el grupo), y también así demuestran los excesos de autoestima a los que está expuesto un improvisador individual.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s