Improvisación

Escueto, el diccionario define improvisar como hacer algo de pronto, sin estudio ni preparación.

En escena, la improvisación merece una definición más específica.

Cuando se descubren determinados recursos y procedimientos que al organizarse dotan de forma y contenido la espontaneidad que supone el improvisar; se obtiene una técnica.

Precisamente en música, danza, teatro, poesía y otras expresiones existen técnicas que elevan a la improvisación a la calidad de hecho artístico o de entretenimiento. En teatro, uno de esos conjuntos de técnicas es la Impro o Improv.

Los apócopes –Impro, Improv– se impusieron como distinción natural de dos formas de improvisar dramáticamente:

La convencional, que es parte casi siempre introductoria, de un proceso de investigación cerrado a público (laboratorio/ensayo/error) conducente a fijar un montaje destinado a ser presentado y representado.

La Impro, técnica por la cual el acto de improvisar es en sí mismo una expresión artística o de entretenimiento, digna de ser compartida con un público al que se hace parte del proceso creativo instantáneo.

La especialización en Impro, como la dedicación a toda técnica, requiere estudio y preparación. Los profesionales del género fatigan una sentencia que por repetida no pierde veracidad: “somos improvisadores, no improvisados”.

 

Al igual que en el teatro clásico, detrás de los espectáculos de Impro hay también un trabajo previo, una preparación; las obras de teatro de improvisación son sostenidas por estructuras y procesos de montaje, contenedores de la o las piezas a improvisar en cada presentación. Son constantes fijas (estructura más o menos rígida, escaleta) que contienen variables cuyo interior es libre (las improvisaciones).

La Impro o Improv es practicada en decenas de países, por miles de personas con la más variada formación actoral, de amateurs a profesionales; siendo una de las expresiones teatrales más democráticas y populares del tercer milenio.

Descendiente indirecta de la Commedia dell’Arte, la Impro, por investigación, práctica y difusión, desde las últimas dos décadas del siglo XX, bien merece ser considerada un género teatral.

 

“Las obras de arte terminadas que vemos y podemos llegar a amar profundamente son, en cierto sentido, las reliquias o huellas de un viaje que fue. Lo que alcanzamos a través de la improvisación es el sabor del viaje mismo”.

Stephen Nachmantovitch

“Free Play”

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s