Objetivo

Deseo o meta del personaje.

La escena se mueve en tanto cuanto se accione en pos de esos objetivos.

El objetivo puede ser psicológico, físico y emotivo; también las formas de intentar conseguirlo pueden apelar a esas tres dimensiones.

Para Stanivslasky, la suma de los objetivos del personaje define su superobjetivo: el objetivo final del carácter en la obra.

El personaje busca cumplir sus objetivos, el dramaturgo es quien manipula si esa consecución se produce –total, parcialmente– o no. En el improvisador conviven ambos roles, dualidad que, lejos de derivar en un conflicto interno, redimensiona la capacidad creativa del individuo, enriqueciéndolo.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s