Reglas de la Impro

Dos opiniones polarizadas existen al respecto de la existencia del tema: a quienes proclaman rigurosas normas para improvisar, se oponen aquellos que suscriben la máxima de Del Close, “la única regla es que no hay reglas”.

Los primeros terminan perdiendo toda capacidad de sorpresa, aquello que se escapa de sus axiomas es considerado error y se reprime. Con razón, en su libro “Improvise”, Mick Napier sostiene que “aprender las reglas puede causar malas improvisaciones. ¿Por qué? Porque la peor parte de las reglas es cuando la gente las recuerda”.

Por su lado, los defensores de las no-reglas (no rules), como el propio Napier, a la hora de profundizar ese concepto tan biensonante, esgrimen argumentos que progresivamente se vertebran, si no como un listado de preceptos, al menos sí como una serie de “consejos a tener en cuenta”: en definitiva, pseudo-reglas.

Todo juego posee sus reglas, la Impro es un juego.

La palabra técnica, voz que etimológicamente nos remite a “arte”, supone una serie de saberes prácticos y destreza para reconocer y utilizar determinadas herramientas. Herramientas que, en este caso puntual, son creativas y escénicas.

Conocimientos y destrezas organizadas a partir de pilares compartidos universalmente, como la voluntad lúdica, la aceptación, la escucha, la sensibilidad, la capacidad de resolución. Puntos de partida que dialogan entre sí, articulando una técnica cuya vitalidad reside no solo en la práctica, sino en la investigación, reflexión, relectura.

Así como en la Impro se redefine el concepto convencional de error, también convendría flexibilizar la forma de entender la idea de “reglas”, que tantas veces se confunden con mandamientos anquilosados, ajenos. Es preferible abordar el trabajo a partir de principios o pautas que posibilitan establecer un lenguaje común. Lenguaje en que distintos elementos –de la sensibilidad al ingenio, de la intuición a los recursos adquiridos, de la espontaneidad a la aceptación metódica– conforman un alfabeto, cuya gramática es la Impro.

La Impro, lengua viva practicada por tantos y en tantos sitios, que imposible resulta distinguir la original de los dialectos.

Nota del autor: A las reglas de la Impro les he dedicado un capítulo específico en Del salto al vuelo. Manual de Impro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s